Viajar durante el embarazo

Viajar durante el embarazo

Durante el embarazo, la madre debe ser muy cuidadosa con todas las actividades que realiza. Esto incluye los viajes, los cuales pueden realizarse o no dependiendo de ciertos factores y tomando en cuenta algunas precauciones para que no surja ninguna complicación.

¿Cuáles son las eventualidades más comunes que pueden surgir?

Es común que las madres que viajan sufran de diarrea y otros problemas estomacales, por lo que la madre corre el riesgo de sufrir deshidratación y perjudicar al bebé en el suministro de nutrientes. Para ello, la madre deberá hablar con su médico para que le recomiende una serie de medidas, de tal modo que el bebé no se vea perjudicado.

Es importante que la madre beba agua mineral embotellada y jugos enlatados, coma alimentos que estén bien cocidos, evite las frutas y hortalizas frescas y asegurarse de que la leche esté pasteurizada.

¿A quién se debe contactar?

Antes de realizar cualquier viaje, es de suma importancia que la madre contacte a su médico para que pueda saber si puede viajar o no. Además, el médico le dirá qué medio de transporte es el más conveniente, así como también le dará una serie de recomendaciones y precauciones que deberá tener en cuenta para que el viaje sea seguro.

¿Cuándo se puede viajar?

Si una madre no presenta un embarazo de alto riesgo, puede viajar sin problemas desde la semana 14 hasta la 28. Se recomienda que el viaje sea dentro de este rango de tiempo ya que, para este momento, la madre ya habría superado los síntomas característicos del primer trimestre de embarazo, tales como las náuseas, mareos, vómitos, entre otros.

¿Se puede viajar en el último trimestre de embarazo?

Los viajes aéreos a partir de la semana 30 de embarazo pueden realizarse con previa autorización del médico y sólo si el viaje no se puede evitar.

Esto ocurre debido a que la madre puede tener dificultad para estar en una misma posición por un largo período de tiempo, además que puede ser muy incómodo por las molestias que están ligadas a la última etapa del embarazo.

Es de suma importancia saber que viajar en el último trimestre de embarazo puede elevar el riesgo de parto prematuro.

Viajes en avión

Viajar por avión es la opción más segura para una mujer embarazada. Sólo debe asegurarse de elegir un asiento que esté en el pasillo y que tenga el espacio suficiente para extender las piernas.

Viajar por tierra

Viajar por carretera puede ser muy agotador, por lo que se recomienda que el viaje sea corto y que se haga en un carro cómodo. En caso de que las opciones sean autobús o tren, considere el tren como si primera alternativa y asegúrese de caminar despacio y apoyándose de las barandas para evitar caídas.

Si se viaja en auto, es importante que la madre utilice el cinturón de seguridad, mantenerse lejos del tablero y asegurarse de que las bolsas de aire estén activadas.

Viajes por mar

Antes de viajar por el mar, la madre debe asegurarse que el barco tenga las instalaciones médicas para asistirla en caso de que se produzca cualquier inconveniente con el embarazo. Además, la madre debe tener en cuenta que los viajes por mar pueden causarle náuseas o vómitos.