SIDA

SIDA

¿Qué Deben Saber los Pre-Adolescentes?

(9-12 Años)

Durante este período comienza la adolescencia. Los padres necesitan hablarles sobre sexualidad, drogas y SIDA. La natural curiosidad sobre el sexo debe contestarse con información cuidadosa.

Ellos necesitan saber lo que significa una relación sexual, ¿Cómo se propaga el VIH, ¿Cómo evitar comportamientos riesgosos y el porqué es peligroso consumir drogas?.

¿Qué Deben Saber los Jóvenes?

(13 a 19 años)

Esta puede ser la edad de confusión o conflicto. Los jóvenes necesitan saber que la mejor manera de prevenir el VIH es evitar el acto sexual indiscriminadamente y el consumo de drogas. Necesitan conocer del uso de los preservativos o condones, del riesgo de un embarazo precoz.

Los jóvenes deben saber como el uso de drogas y el alcohol les afecta, disminuyendo su capacidad de asumir conductas preventivas. Los jóvenes pueden enfrentar la fase de la homosexualidad y puede preocuparles el SIDA.

Hablar Sobre El SIDA

No siempre es fácil hablar sobre SIDA, Sexo y Drogas, pero cuando esto se logra se les está orientando en cuanto a su salud y felicidad. Muchos de nosotros no le hemos hablado a nuestros niños y jóvenes sobre el SIDA, no se preocupe si al hacerlo Ud., y sus hijos se sienten incómodos.

Con la práctica ,esto se hará más fácil. ¿Por qué no intentarlo? Es normal, sentir incomodidad al hablar sobre SIDA y SEXO.Debemos revisar primero, nuestros propios sentimientos sobre la seguridad en el Sexo, uso de drogas, homosexualidad.

Las conversaciones con nuestros hijos pueden conducir a preguntas sobre la masturbación, control de la natalidad y nuestra propia conducta sexual. Pero a medida que hablamos sobre el tema, el diálogo con ellos es más sencillo de llevar, la información se vuelve más fácil de entender.Al hablar de nuestros sentimientos ayudamos también a nuestros niños a expresar los de ellos.

Trate de oír con calma, aún cuando existan diferencias de opinión, aclare que lo que Ud. quiere es conversar sobre el tema.

Pida opiniones, no revelaciones personales.

Antes de hablarle a sus niños y jóvenes, converse con su esposa/o o con amigos.

No tema decir que se siente desconcertado, sólo reconociéndolo producirá comodidad tanto en Ud. como en sus hijos.

Respete la privacidad de los demás.

Algunos se sienten preocupados de que el discutir sobre sexo con los niños y jóvenes los impulsará a convertirse en activos sexualmente.

Las investigaciones han demostrado que quienes están bien informados y pueden hablar cómodamente sobre la sexualidad.

Asumen comportamientos sexuales sanos cuando son adolescentes.

Hable frecuentemente a sus hijos sobre los temas de la sexualidad.

Aliente en la escuela programas de educación sexual. Conteste: “Es una buena pregunta, pero necesito tiempo para responder”.

Sea claro y honrado sobre sus creencias y valores.

Comente con sus hijos a manera de diálogo ¿Qué saben sobre el SIDA?, ¿Cómo se han informado? propicie conversaciones donde los siguientes elementos queden claros:

VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana es el agente causal de las alteraciones del sistema inmunológico o de la defensa del organismo, su presencia no indica enfermedad sino infección.

SIDA

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida, es un conjunto de signos y síntomas que se manifiestan en una persona con alteraciones de su sistema inmunológico (Defensa) exponiéndose a la acción de agentes infecciosos como otros virus, Parásitos, Bacterias, Hongos y otros, los cuales producen infecciones llamadas oportunistas, capaces de provocar la muerte de la persona.

¿Cómo se Transmite?

Por relación sexual de una persona infectada a una persona sana. (A través del semen y los líquidos vaginales).

Por transfusión de sangre contaminada.

Por intercambio de agujas contaminadas.

De la madre infectada al hijo, a través de la placenta o en el momento del parto o a través de la lactancia.

No hay riesgo de transmisión, cuando :

Se comparten baños, piscinas, utensilios de cocina, apretones de manos, abrazos, ni por contactos ocasionales como en la escuela, el hogar, el trabajo, o la cárcel.

El VIH no se transmite a través de los insectos, ni del sudor, ni de las lágrimas.

Ha llegado el momento de hacer un alto y reflexionar acerca de nuestro comportamiento para con nuestros hijos.

Debemos preguntarnos ¿Realmente nos estamos comunicando con ellos? ¿Les estamos dando orientación e información acerca de la sexualidad, de las enfermedades de transmisión sexual y el VIH-SIDA como debe ser? Para ello es necesario diálogo y el respeto hacia los niños y adolescentes, por su identidad, respetarle a cada uno su propio espacio.