¿Se puede hacer yoga en el embarazo?

¿Se puede hacer yoga en el embarazo?

Hacer ejercicio durante el embarazo puede resultar muy positivo para la madre, ya que controlará su aumento de peso, aliviará los síntomas del embarazo, entre otros múltiples beneficios.

¿Por qué hacer yoga en el embarazo?

El yoga prenatal es positivo para:

  • Mejorar la circulación

Durante el embarazo, el volumen de sangre aumenta un 45% más que antes de la concepción. Los problemas de hinchazón y el crecimiento progresivo del útero provocan problemas circulatorios, pero con la práctica regular del yoga prenatal este problema disminuirá considerablemente.

  • Aprender técnicas de respiración

El aprendizaje de técnicas de respiración puede resultar muy beneficioso para la madre, especialmente durante el parto, ya que el dolor generado por las contracciones uterinas puede ser manejado a través del uso adecuado de la respiración.

De hecho, la puesta en práctica de las técnicas de respiración ayudan a regular la presión arterial y frecuencia cardíaca.

  • Relacionarse con otras mujeres embarazadas

Practicar yoga prenatal no sólo es beneficioso a nivel físico, sino también para el área emocional. Al hacer esta actividad física, la madre también congeniará con otras mujeres embarazadas, quiénes también están pasando a través de los mismos cambios e inquietudes.

Hablar con otras mujeres embarazadas le ayudará a resolver dudas cotidianas y a sentir apoyo por parte de otras personas que están pasando a través de lo mismo que usted.

  • Aliviar el dolor de espalda

El embarazo puede provocar que la madre sufra de dolores de espalda, los cuales son causados, principalmente, por los cambios hormonales y el crecimiento del útero. En cuanto a esto, el yoga prenatal puede ser muy beneficioso para aliviar la tensión de los músculos de la espalda baja, donde suelen ocurrir los dolores.

¿Qué tener en cuenta al momento de realizar yoga prenatal?

Si usted desea empezar a hacer esta actividad, deberá consultar con su médico para saber si este ejercicio es adecuado para usted y no pone en peligro el normal desenvolvimiento de su embarazo. Una vez que tenga la aprobación de su médico, deberá dirigirse a un instituto en el que hayan clases especializadas para mujeres embarazadas, de manera tal de asegurarse que la actividad realizada es apta para su estado.