Respiración Ruidosa

Respiración Ruidosa

A veces los padres se preocupan porque su hijo respira de manera irregular. Unas veces lo hace normalmente, mientras que otras la respiración no es perceptible. Así mismo, es frecuente que se inquiete porque el niño ronca. En ninguno de los casos hay nada anormal.

Hay muchos niños que tienen una respiración ruidosa, característica que puede producirse de dos manera. En unos casos, el ronquido se produce detrás de la nariz, como en los adultos, pero al niño le sucede estando despierto.

Parece deberse a que el paladar es todavía muy laxo y el niño no ha aprendido a dominarlo. Esto se corrige poco a poco.

Más corriente es la respiración ruidosa, producida en la laringe. La epiglotis, que es un órgano colocado encima de las cuerdas vocales, es todavía muy laxa y tan ligera en algunos niños que al moverla es aspirada hacia abajo y vibra.

Esto produce en el momento de la inspiración un ronquido que en términos médicos se denomina estridor congénito. Parece que el niño se va a ahogar y, sin embargo, puede respirar así definitivamente. En general, tal ruido se produce cuando el niño respira con fuerza, y desaparece cuando duerme tranquilo.

Una respiración ruidosa que aparece de manera súbita y con intensidad, especialmente en un lactante, o en un niño mayor, podría tener otra significación que el ronquido crónico que acabamos de citar, puede ser producida por el crup, el asma o cualquier otra enfermedad infecciosa que requiere la inmediata atención del médico.

Todo niño cuya respiración sea ruidosa debe ser detenidamente examinando por el médico.

El Hipo

Muchos niños, durante los primeros meses, tienen hipo después de cada comida. Esto no tiene nada de particular y no precisa de tratamiento alguno. Debe procurarse que el niño eructe siempre, quitarle el hipo dándole de beber un poco de agua caliente, es un recurso inofensivo que se puede emplear sin temor.