Remedios caseros para cuidar a tu bebé. Parte I

Remedios caseros para cuidar a tu bebé. Parte I

Muchos son los remedios que pasan de generación en generación para aliviar algunas de las molestias y cuidados más comunes para los pequeños de la casa ¿Lo mejor de ellos? Puedes prepararlos con artículos que pueden estar en tu propio hogar.

Sus primeros dientes: ten a mano productos que alivien el malestar y dolores en las encías. Según una abuela italiana, lo mejor es un trozo de queso parmesano. Toma la corteza, límpiala y deja que el bebé la muerda ¡Un gustito picante que le hará bien!

Chichones: inmediatamente después del golpe, lo primero es frenar el chichón. Aplícale un poco de hielo, un clásico ideal para la casa ¡Adiós chichones!

Eczemas: esas molestas zonas rojas en la piel que aparecen y desaparecen rápidamente. En este caso debes recurrir a productos naturales con facultades cicatrizantes. Pon a hervir una docena de hojas de laurel en una olla grande. Deja que se enfríe y viértelo en la bañera del bebé. Antes del baño, procura lavar bien la bañera ¡Un rico y aromático baño!

Hipo: no le hagas tomar un gran vaso de agua, y dejar de respirar lo podrá hacer de grande. Para que se le pase, puedes probar con endulzar su tetina con un poco de azúcar. O también puedes poner en tu dedo una pequeña gota de limón y pasarla por sus labios ¡Acidito!

Pompas irritadas: recurre a productos naturales con facultades calmantes. Coloca algunas hojas de camomila en agua hirviendo para hacer una infusión. Fíltrala y déjala enfriar. Una vez fría, aplícala sobre la piel del bebé con un algodón ¡Que alivio!

Embarazada.com recomienda visitar a su médico en caso de presentar dudas o molestias durante el embarazo.