Relacionan hemoglobina con bebés muertos

Relacionan hemoglobina con bebés muertos

Mujeres con alto nivel de hemoglobina en la sangre al inicio de su embarazo corren un alto riesgo de dar a luz a un bebé muerto, sugiere un estudio, ofreciendo un posible indicio sobre una tragedia que frecuentemente no tiene causa conocida. En un estudio sueco de 1400 embarazadas aquellas con altos niveles de hemoglobina al principio de su gestación enfrentaron doble riesgo de tener una pérdida, lo cual significa el alumbramiento del feto muerto después de más de cinco meses de embarazo.

Un alto nivel de hemoglobina, una proteína portadora de oxigeno que da pigmentación a los glóbulos rojos, puede ser causada por fumar, el cual también esta ligado a la pérdida de bebé. Sin embargo, este estudio no encontró una asociación clara entre el fumar y la hemoglobina y careció de información sobre que originó el alto nivel de hemoglobina de las participantes.

Otras causas de la hemoglobina puede incluir defectos del corazón y una sobredosis de suplementos de hierro. Los resultados del estudio realizado por el Dr. Olof Stephansson y sus colegas del Instituto Karolinska en Estocolmo fueron publicados en la revista de la Asociación Médica Americana. Problemas con la placenta y defectos al nacer se encuentran entre las causas de 250 mil muertes de fetos cada año, pero en más de 80 mil casos las razones son desconocidas. Los resultados sugieren que monitorear de cerca a las embarazadas con altos niveles de hemoglobina puede ayudar a prevenir esas muertes, de acuerdo con la Dra. Nancy Green, directora médica asociada de March of Dimes.

No existe tratamiento para mucho de los casos de hemoglobina alta, pero las mujeres pueden ser observadas cuidadosamente y en caso de existir señales de que el feto estuviese en problemas los doctores podrían inducir el parto o tomar otras alternativas.

Según Green, la sangre que contiene demasiada hemoglobina tiende a ser más pegajosa y con menos capacidad para fluir a través de los pequeños vasos sanguíneos. Esto podría perturbar el flujo sanguíneo hacia la placenta o hacia el feto en desarrollo.