Recomendaciones en caso de asma

El asma es una enfermedad de los pulmones que puede causar dificultad para respirar. A veces las vías aéreas se vuelven más estrechas y puede haber mayor cantidad de moco. Esto hace más difícil respirar produciendo “el silbido”. A esto se le llama “Ataque de asma”. Entre un ataque y otro ,quizás no haya dificultad para respirar, pero en ocasiones puede haber tos.

Causas de un Ataque de Asma

  • El polen, el polvo, los alimentos, las medicinas.
  • Las infecciones respiratorias producidas por virus.
  • Los cambios bruscos del clima.
  • La tensión emocional.
  • Los irritantes y olores fuertes del perfume, el cloro, el humo del cigarrillo.
  • El ejercicio fuerte.

Lo que Debe Hacer

  • Tenga calma.
  • Dele la medicina para el asma indicada por su médico tan pronto como le sea posible.
  • Dele muchos líquidos, tales como té o agua.
  • Haga que su niño repose y se siente en una silla con espaldar recto, si es posible, para expulsar el moco que bloquea las vías aéreas de los pulmones.
  • Si las diligencias anteriores no le ayudan y su niño continua con el silbido o tiene dificultad para respirar, llévelo a la sala de emergencia del hospital.

Cuidado Diario

Además de tratar el ataque de asma, su médico puede querer que el niño tome medicinas para el asma todos los días. Continúe dándole la medicina exactamente como se lo indique el médico.

En otras situaciones su médico puede querer que el niño tome medicinas para el asma solo en ciertas ocasiones. Por ejemplo, si tiene un resfrío o cuando el clima se pone frío.

No se quede sin medicinas asegúrese de tener suficientes cantidades en su casa todo el tiempo.

Asegúrese de que sabe el nombre de la medicina que toma su niño, cuando debe dársela, cuanto debe darle y las reacciones probables. Si no esta segura, pregúntele al médico.

Anímelo a beber bastante líquido.

No fume, ni permita a nadie fumar en presencia de su niño.

Trate de identificar el polen, el alimento o los animales a los cuales puede ser alérgico y manténgalo alejado de ellos.

Cuando pase el ataque de asma y la respiración vuelva a ser normal, el niño puede volver a sus actividades normales diarias siempre que no tenga tos.