¿Qué ocurre después del parto?

¿Qué ocurre después del parto?

Para reintegrarse adecuadamente luego del trabajo de parto, la madre necesita dormir y comer bien. El período de recuperación depende de la duración y las fuerzas empleadas en la labor. También dependerá del uso de procedimientos como la episiotomía y la cesárea. La mayoría de las madres experimentan los siguientes síntomas:

Contracciones del postparto.

-Sangrado semejante a un período menstrual abundante.
-Molestia o dolor del perineo (anatómicamente es la región que se extiende desde el subpubis a la punta del cóccix).
-Sudoración excesiva.
-Incomodidad o dolor en los senos.
-Dolor o fisura de los pezones.

¿Cómo aminorar el malestar en el perineo?

Algún dolor es normal, especialmente si se está curando una episiotomía o fisura.
Para evitar infecciones es importante:
– Limpiar suavemente el perineo con agua tibia.
– Usar una toalla sanitaria limpia cada cuatro o seis horas, dependiendo de la cantidad del flujo.

Para aliviar la molestia

-Lavados con agua tibia.
-Usar bolsa de hielo.
-Evitar pasar mucho tiempo sentada o de pie.
-Usar laxantes naturales como el jugo de ciruela pasa, frutas y líquidos.

Señales de alarma durante la recuperación

Las complicaciones deben ser notificadas al profesional de la salud, sobre todo en presencia de los siguientes síntomas:

-Escalofríos y fiebres.
-Sangrado vaginal severo (más de una toalla sanitaria por hora)
-Flujo con mal olor.
-Grandes coágulos en los derrames sanguíneos o loquios, luego del parto.
-Dolencia en el bajo abdomen
-Una bolita dolorosa en le seno, con apariencia roja.

¿Cómo ayuda la buena alimentación?

La nutrición es importante durante la recuperación del trabajo de parto porque la madre requiere muchas más calorías, proteínas y minerales. Las madres lactantes necesitan cerca de 500 calorías diarias adicionales a su estado de pre-embarazo. Las comidas deben incluir productos de todos los grupos alimenticios.
Tales como:
-Frutas y vegetales
-Carbohidratos y cereales
-Lácteos y productos derivados (yogurt, queso, sueros, cuajadas, etc)
-Comidas con altos niveles proteicos como el pescado (rico en fósforo), la carne y el pollo.
-Las madres que dan el pecho deben evitar la ingesta de bebidas alcohólicas, cigarrillos, drogas y sustancias tóxicas que pasan a través de la leche.