Causas

¿Qué es la preeclamsia?

La preeclampsia es una condición exclusiva del embarazo, que surge a raíz de la combinación de la presión arterial alta y reflejos exaltados y la presencia de proteínas en la orina, lo cual suele presentarse despues de la semana 20 de embarazo.

A continuación, ofrecemos una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de que una mujer embarazada sufra preeclampsia:

• Las mujeres embarazadas mayores de 40 años
• Si una madre tiene un embarazo múltiple
• Si es una madre primeriza muy joven
• Si una madre sufre de obesidad
Si la madre sufrió de hipertensión gestacional en un embarazo previo

¿Qué tan común es esta condición?

Los especialistas afirman que la preeclampsia se presenta entre 1 y 5% de las embarazadas

¿Cómo se diagnostica?

La preeclampsia se detecta en las consultas prenatales, en las que el médico realizará exámenes para evaluar la presión arterial y si la madre presenta aumento de las proteinas en la orina. Si el médico encuentra alguna anomalía en los resultados, procederá a ordenar otros exámenes.

¿Cómo se puede saber si la madre sufre de preeclampsia?

Presión arterial alta
• Proteínas en la orina
• En algunos casos, la madre presenta dolor de cabeza, visión borrosa y dolor abdominal.
• Orinar con poca frecuencia

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la preeclampsia varía dependiendo de la fecha del parto de la madre y en qué momento del embarazo haya presentado esta condición. El médico determinará cuál es el tratamiento más conveniente para la madre, que varia desde reposo y tratamiento antihipertensivo hasta la interupcion del embarazo a la brevedad posible.

¿Cómo afecta al bebé y a la madre?

La preeclampsia puede causar que la madre sufra de hemorragias, separación prematura de la placenta, accidente cerebrovascular y lesiones en el hígado. Las consecuencias de la preeclampsia también pueden ser fatales para el bebé, ya que la falta de oxígeno puede afectar su desarrollo endocrino, metabólico y cardiovascular, así como también podría nacer prematuro o con retardo de crecimiento intrauterino, lo cual tiene severas consecuencias en la salud del niño.

¿Cómo se evita?

• Reposo
Consumir la menor cantidad posible de sal
Hidratarse diariamente
Aumentar la ingesta de proteínas
Descansar
Evitar la comida chatarra
Evitar el consumo de cafeína