Niños ADD y ADHD

Niños ADD y ADHD

Es un problema que ocurre en un 3 -5% de los niños, más frecuentemente varones.

El tiempo de atención normal de un niño es de 3 a 5 minutos por año de la edad del niño (por ejm un niño de preescolar requiere de 15 minutos de atención y un niño de 2do grado, 20 minutos para hacer una tarea).

Si usted sospecha que su hijo tiene un tiempo de atención corto, pregúntele a otro adulto (maestro o cuidador) si ha observado lo mismo.

Características Comunes

El niño no escucha cuando alguien habla, no espera su turno, no completa una encomienda, no regresa a una tarea si ha sido interrumpida (estás pueden ser características normales de niños menores de 3 – 4 años).

Algunos niños (80% varones y 50% niñas) también tienen asociada Hiperactividad (aumento de la actividad motora ) con síntomas de cansancio, impulsividad y apuro. Esto se llama ADHD.

Aproximadamente 50% de estos niños también tienen problemas asociados al estudio. Lo más común es un déficit para procesar lo escuchado, es decir, tienen dificultades de recordar ordenes verbales complejas sin embargo la inteligencia de la mayoría de niños con ADHD es usualmente normal.

Hay condiciones similares que muchas veces son incluidas en la categoría de ADD y ADHD.

Causas

Es un trastorno causado por un desarrollo retardado del cerebro (inmadurez), este retardo conlleva a un mal autocontrol del niño, requiriendo controles externos por parte de los padres por mayor período de tiempo.

Muy a menudo este tipo de temperamento y tiempo de atención corto son hereditarios.

Un pequeño porcentajes de niños con ADD están reaccionando a ambientes hogareños caóticos, aun cuando en la mayoría de los casos, el estilo de crianza no es la causa del trastorno.

Curso del problema

Los niños con ADD pueden mejorar significativamente si padres y maestros entienden mejor el problema y sirven de guía para preservar la autoestima del niño.

.Varios niños no superan completamente el problema al llegar a la adultez; sin embargo la sociedad aprende a tolerar esos defectos en adultos y muchas veces estas personas con energía de nunca acabar, son premiadas en ciertas posiciones de trabajo.

Como Convivir Con Un Niño ADD

  • Recuerde que ADD es una condición crónica, que requiere guía especial e intervención escolar.
  • Aún cuando es difícil determinar si el niño tiene un tiempo de atención corta hasta que cumple los 3 – 4 años de edad, Ud. puede detectar y mejorar problemas de conducta después de los 8 meses de vida.
  • Acepte las limitaciones de su niño.
  • Acepte el hecho de que su niño es activo intrínsecamente y energético, y probablemente siempre lo será.
  • La Hiperactividad no es intencional.
  • No espere eliminar la Hiperactividad, sino simplemente colocarla bajo un control razonable.
  • Nada ayuda más a un niño hiperactivo que tener un padre tolerante y paciente.
  • Provea una salida para liberar el exceso de energía.
  • Actividades diarias al aire libre son buenas descargas.
  • Mantenga su casa bien organizada.
  • Las rutinas en el hogar ayudarán al niño a aceptar ordenes.
  • Mantenga regularidad en los horarios.
  • Mantenga una disciplina firme.
  • Refuerce normas sin castigo físico. El castigo físico le sugiere al niño que la conducta agresiva física es aceptable.
  • Su hijo requiere modelos adultos de control y tranquilidad.
  • Use un tono de voz amigable para disciplinar a su hijo. Si Ud. grita, su hijo rápidamente lo imitará.
  • Castigue el mal comportamiento inmediatamente.
  • No se olvide de premiarlo también cuando lo amerite.
  • No espere que el maestro lo cambie.
  • Nunca tire la toalla, su hijo debe sentirse querido y aceptado dentro de la familia.
  • No olvide que Ud. también necesita dedicarse un tiempo. Los recesos periódicos ayudan a los padres a tolerar mejor a sus hijos.
  • La medicación es en ciertos casos útil. Algunos medicamentos estimulantes pueden mejorar la habilidad de su hijo para concentrarse.
  • Manifiéstele a su pediatra cualquier inquietud, él lo orientará.
  • Acepte su situación, busque ayuda médica, psicológica y en grupos de apoyo.
  • No compare a su hijo con otros, el suyo es muy especial.