¿Mi hijo debe escoger su hora de dormir?

¿Mi hijo debe escoger su hora de dormir?

Es común que su hijo experimente problemas para dormir durante sus primeros años de vida. Las noches sin sueño y las rabietas nocturnas pueden ser una pesadilla para muchos padres. Es por ello que hay una creencia popular de que es mejor fijar una hora de sueño, de tal manera que se faciliten las cosas para el niño. Sin embargo, una reconocida universidad en los Estados Unidos ha determinado que los niños son mejores para elegir su hora de sueño que los padres.

La investigación

Si su hijo no quiere irse a la cama cuando usted lo pide y sus noches tienden a ser una lucha constante, no se preocupe, no está sola. En una gran cantidad de hogares ocurre esta situación y es totalmente normal. Por esta razón, un grupo de científicos estadounidenses realizaron una investigación sobre el reloj interno del cuerpo de los niños, el cual indica cuál es la hora de irse a dormir.

A través de esta investigación, los especialistas encontraron que en la mayoría de los casos, los problemas de sueño se atribuyen a que se les envía a la cama antes de que el cuerpo esté listo para dormir. Asimismo, se determinó que los problemas de sueño en niños están relacionados, a su vez, con problemas emocionales, de comportamiento y de atención.

¿Qué es el reloj del cuerpo?

Probablemente usted ha escuchado la expresión “el reloj del cuerpo” pero, ¿realmente existe tal cosa? Este término se utiliza para referirse coloquialmente al ritmo circadiano. Este último es controlado por una estructura de nuestro cerebro, denominada hipotálamo. Su funcionamiento se basa en la liberación de diversas sustancias en el organismo, lo cual depende del momento del día en el que se encuentre la persona.

El reloj biológico humano funciona a través de un sistema de sincronización que se relaciona directamente con la presencia de luz u oscuridad en el ambiente, es decir, día y noche.

La evaluación de los niños

Los investigadores evaluaron a un grupo de niños de edades comprendidas entre los 30 y 36 meses. El objetivo de la investigación fue determinar los niveles de melatonina en el cuerpo a diferentes horas antes de que los niños fuesen enviados a sus camas para dormir. La melatonina es una hormona liberada por el organismo cuya función es regular los ciclos de sueño/vigilia.

Los especialistas determinaron que los niveles de melatonina aumentaban después de las 7:40 pm, por lo que si los padres hubiesen esperado aproximadamente a esa hora, el niño se hubiese dormido en unos 30 minutos, aproximadamente. Es decir, que entre más cansado esté un niño cuando se coloca en la cama, las probabilidades de que se duerma más rápidamente son más altas.