Los desafíos de ser mamá en el siglo XXI. Parte II

Los desafíos de ser mamá en el siglo XXI. Parte II

En esta segunda parte seguimos explicando algunos de los retos que las madres del siglo XXI tienen que afrontar para ser lo que se conoce como una “mamá moderna”.

  • Aprovechar el tiempo

No sólo la cantidad de tiempo que pases con tu hijo es lo importante, sino también la calidad del mismo. Entre el trabajo y las responsabilidades, este tiempo se ve reducido, por lo que tienes que aprovecharlo al máximo: conoce a tu hijo, qué le gusta, qué le molesta. Si embargo, este tiempo no sólo es para divertirse, sino también para establecer límites, reglas y disciplina. Esto ayudará en el desarrollo de tus hijos y en el fortalecimiento de tu “yo”.

  • Nadie es perfecto

Si esperas ser la mamá perfecta tendrás grandes problemas. El verdadero desafío de la mamá moderna no es la perfección, es lograr ser lo suficientemente buena, que acepta sus limitaciones, que le dedica su tiempo debido al niño, más no incondicionalmente, pues también piensa en ella misma. Es una mamá que no teme que su hijo se moleste con ella, pues la disciplina no siempre tiene que gustarle al niño.

  • Lograr que tu familia se comprometa a ser moderna

Una mamá no puede ser moderna si su familia no lo es. Se debe aclarar en el hogar que la labor de la madre no sólo es encargarse de los niños y de la limpieza de la casa. El reto surge en el momento en que establezcas con tu esposo quién hará qué en la casa, es decir, establecerle responsabilidades a todos en la casa: un esposo que le pida a su mujer que le sirva la comida tendrá a su lado una mamá estresada.