Los desafíos de ser mamá en el siglo XXI. Parte I

Los desafíos de ser mamá en el siglo XXI. Parte I

Ser mamá en el siglo XXI exige mucho más de cada una de nosotras, a diferencia de la época de nuestras madres o abuelas. Una madre moderna no sólo es mamá, sino que también es trabajadora, es esposa, hermana e hija.

A continuación enumeramos sólo 10 de los principales retos que las mamás de nuestros tiempos deben asumir:

  • Establecer rutinas en la casa

Es importante para una mamá moderna el establecer rutinas en el hogar. Por ejemplo, pueden establecer que todos cenen juntos para conversar sobre su día. Es importante para los bebés que, aunque mami no esté con ellos, se establezca un contacto a distancia, como por ejemplo una llamada telefónica para que escuche tu voz cada cierto tiempo.

  • Construir un espacio para el crecimiento de la pareja

Durante la primera etapa de la maternidad, la mujer debe dedicar el 100% de su tiempo a las demandas del bebé, lo que acarrea el primer reto de nuestra lista: retomar la importancia y necesidad de la pareja en esta nueva etapa que juntos han iniciado. Los dos están ocupados y muy distantes: trabajo, responsabilidades… Y el bebé. Debes aprender a cuidar a tu pareja, pero no en el sentido de vigilar que no vea a otros lados, sino evaluar cuánto de su tiempo están juntos o qué actividades creativas realizan juntos.

Sé creativa, improvisa, busca un tiempo en tu atareada rutina para sorprenderlo, disfrutar juntos, descubrirse y, sobre todo, estabilizar su relación, ya que lo mejor para un niño es que sus papás tengan una fuerte y estrecha relación.

  • No delegar lo que no se puede delegar

Aunque parezca obvio, resulta importante resaltar que la relación madre-hijo es vital desde el primer momento. El período de lactancia es instante crucial donde se forjan el apego, el reconocimiento y el lazo entre ambos. De poder o no poder darle pecho a tu bebé, debes procurar estar presente, acariciarlo, mimarlo, sacarle los gases, hablarle, besarlo y darle todo tu calor de madre para que el lazo de fortalezca. Esto no lo puede hacer nadie por ti.