Los 4 mitos más comunes sobre bebés

Hay “datos” que se van pasando de generación en generación y que han influido directamente en la crianza que le damos a nuestros hijos. Los consejos de la madre y de la abuela son siempre se incluyen en la memoria y se ponen en práctica apenas se dé la oportunidad. No obstante, hay muchos mitos populares que se han tomado como verdades y que no son ciertos, por lo que es muy importante conocerlos y tenerlos en cuenta para no ponerlos en práctica. Recuerde: en la crianza de su bebé, toda la información que usted tenga será su principal aliado.

¿Cuáles son los mitos más comunes sobre bebés?

Tocar la cabeza del bebé dañará su cerebro

Luego del nacimiento de su bebé, usted debe saber que su cuerpecito es muy delicado. Su cuello todavía no tiene la fortaleza de sostener su cabecita por sí sola y ésta (su cabeza) tiene un área blanda. Esta área se llama fontanela anterior y posterior, la cual es una abertura que tiene el propósito de facilitar el paso de la cabeza del bebé a través del canal de parto y permitir el crecimiento normal del cerebro durante el primer año de vida.

Es importante tener en cuenta que la cabeza del bebé es muy delicada y debe ser tratada con delicadeza, sin embargo, tocar suavemente la pequeña cabecita de su bebé no hará que su cerebro se dañe, contrario a lo que se cree.

La fontanela frontal se cerrará alrededor del primer año de edad, mientras que la fontanela posterior se cierra entre los dos y tres primeros meses después del nacimiento del bebé.

Los bebés deben evacuar una vez al día

Las madres, sobre todo aquellas que son primerizas, tienden a ser excesivamente minuciosas con sus bebés, a tal punto de preocuparse por cuestiones que no deberían. Si bien usted debe estar muy pendiente de cuándo su bebé evacúa, no debe asustarse si su bebé no lo hace un día, esto no quiere decir necesariamente que esté estreñido.

Los especialistas afirman que los bebés recién nacidos pueden tener varias deposiciones al día. Sin embargo, debe tener en cuenta que este número de deposiciones se irá reduciendo con el pasar de los meses, lo cual es totalmente normal.

Debe tener en cuenta que esto varía dependiendo de cada niño y de cuál sea su forma de alimentación (leche materna exclusiva, leche de fórmula exclusiva o una mezcla de ambas). Generalmente, los niños que son alimentados con leche materna exclusivamente no padecen problemas de estreñimiento, mientras que con la leche de fórmula los niños son más propensos a estar estreñidos. Si observa que las deposiciones de su bebé se hacen muy duras, poco frecuentes o presenta sangrado en el pañal, comuníquese con su médico de inmediato.

Los bebés que caminan o hablan de forma temprana son superdotados

No hay ninguna evidencia de que los niños que hablen o caminen antes de lo normal sean superdotados. Así que no se preocupe por esto, ya que no determinará su éxito posterior en sus años de adolescencia y adultez.

La mayoría de los bebés dan sus primeros pasos alrededor del primer año de edad. Otros, tardan hasta 15 meses en hacerlo. Incluso, hay bebés totalmente normales que se tardan 17 meses en caminar. Por ello, no se preocupe, esté atenta a los cambios de su bebé y asista a sus consultas pediátricas con la regularidad que impone el médico para diagnosticar condiciones o disipar dudas.

Debe bañar al bebé diariamente

La higiene del bebé es un tema muy importante. Algunos autores piensan que si usted lo baña diariamente, la piel perderá su humedad y puede provocar que se seque y se irrite, así como hay un riesgo potencial de que la uretra se irrite – en el caso de las niñas – y se produzca una infección en el tracto urinario. Lo más recomendable es hacer minimo de dos a tres baños por semana y, en caso que su bebé disfrute de los baños de agua tibia por la noche, pudiera no usar jabón siempre, sino agua abundante.

Debe recordar: ¡Su bebé siempre debe estar siempre limpio y seco!

Si desea obtener más información sobre cómo bañar al bebé recién nacido, visite: /articulo/banar-al-bebe-recien-nacido