Hillary Duff confiesa que ama la maternidad pero que es muy agotadora

Hillary Duff confiesa que ama la maternidad pero que es muy agotadora

Hillary Duff se ha unido a la lista de las celebridades que han logrado inspirar a muchas mujeres embarazadas alrededor del mundo. Recientemente, la joven actriz afirmó que la maternidad si bien la ha llenado de dicha, también la ha agotado mucho física y mentalmente por el hecho de cumplir con todas sus responsabilidades como madre.

En una entrevista que ofreció a la revista Touch Weekly, la ex “Lizzie Mcguire” afirmó “La maternidad ha supuesto un gran cambio para mí. Está siendo el mejor momento de mi vida, pero también el más agotador. Luca pasó de gatear a correr directamente, en vez de andar. Así que estoy todo el día de pie tratando de entrenarle. Ahora también estoy componiendo nueva música y leyendo algunos guiones, pero es difícil llevar algún proyecto a cabo. Y ahora que soy madre, cualquier cosa que haga tiene que merecer la pena”.

Ayudando a madres y bebés

Hillary Duff no sólo se ha dedicado a ser madre a tiempo completo, sino también se ha unido a una causa de la empresa Johnson’s a través del programa Save the Children como embajadora. Esta causa ayuda a poner al alcance de las madres toda la información necesaria para que puedan cuidar a sus bebés.

Además de ello, la joven de 25 confesó: “Ser madre es duro y da miedo. Algunos días estás cansada, otros te sientes sola. Por eso es importante saber que puedes pedir ayuda. Yo he aprendido que pedir ayuda en un día que estás estresada no es señal de debilidad”.

Perdiendo peso

El hijo de Hillary Duff, Luca, ya tiene 14 meses de edad. No obstante, y pese a que Hillary dio a luz hace ya más de un año, apenas ahora es que ha podido perder el peso suficiente para llegar al cuerpo curvilíneo que la caracterizó por tanto tiempo. La joven actriz afirmó que el tiempo que debe dedicarle a su pequeño no sólo es mucho, lo que provocó que el tiempo para volver a su figura fuera más de lo normal.

“Antes, nunca había tenido la necesidad de perder peso. Y al principio me costó porque aunque me encanta hacer ejercicio, se me da fatal seguir una dieta. Ahora por fin puedo volver a ponerme la ropa de siempre. Hace ya un año desde que el niño nació y la verdad es que fue más duro de lo que pensaba. Pero ahora me siento realmente bien”, afirmó.