¿Se puede hacer yoga en el embarazo?

Hacer yoga en el embarazo: ¿es bueno?

Durante el embarazo, la madre debe promover hábitos de vida saludable para asegurarse de estar haciendo todo lo que está a su alcance para dar a luz a un bebé sano y fuerte. Uno de los ejercicios que más recomiendan los especialistas es el yoga prenatal, debido a los múltiples beneficios que tiene.

Si desea obtener más información sobre el ejercicio prenatal, visite: https://www.embarazada.com/articulo/lo-que-debe-saber-acerca-del-ejercicio-en-el-embarazo

Sin embargo, antes de inscribirse en una clase de yoga prenatal usted debe comunicarse con su médico para saber si la actividad es adecuada o no para usted, ya que hay embarazos de alto riesgo que pueden estar en peligro si se realiza una actividad física en el embarazo.

¿Cuáles son los beneficios de hacer yoga en el embarazo?

El yoga es una actividad que posee múltiples beneficios y, si usted está embarazada, se sorprenderá de todos los aspectos positivos que tiene.

Tenga en cuenta que cualquier actividad física que realice durante el embarazo le ayudará a prepararse para el parto.

Entre los principales beneficios del yoga prenatal, está:
• Mejora el sueño
• Disminuye el dolor de espalda
• Disminuye las náuseas del primer trimestre
• Disminuye el dolor de cabeza
• Reduce el estrés
• Reduce la ansiedad
• Disminuye la restricción del crecimiento intrauterino del bebé
• Disminuye el riesgo de sufrir un parto prematura
• La madre aprende técnicas de relajación que le serán de mucha utilidad al momento del parto
• Es una excelente oportunidad para relacionarse con otras mujeres embarazadas y contar su experiencia
• Aprenderá técnicas de respiración

¿Cómo es una clase de yoga prenatal?

Una clase de yoga prenatal consiste en:
• Respiración: el instructor le enseñará a respirar adecuadamente, además de practicar distintas técnicas de respiración para manejar el trabajo de parto.
• Estiramiento: el instructor alentará a que la madre mueva diversas partes de su cuerpo de manera suave.
• Posturas: se les enseñará a las madres diversas posiciones que ayudarán a flexibilizar su cuerpo mientras hace ejercicio.
• Relajación: finalmente, el instructor enseñará técnicas de relajación, además de enfriar el cuerpo para dar por terminada la clase.