Fiebre

Fiebre

Es un mecanismo de defensa que inhibe el crecimiento de celulas malignas y no un enemigo contra el que debemos luchar. La fiebre es un aliado que inhibe la multiplicación de los microorganismos y disminuyen la producción de toxinas por parte de éstos, potencia la acción de los antibióticos e inhibe el crecimiento de las células malignas, a diferencia de lo que se creía antes, “la fiebre es un mecanismo de defensa y no un enemigo contra el que debemos luchar”.

Se demuestra que la concepción de fiebre ha cambiado en pediatría, lo que antes se recomendaba como terapéuticas en los estados febriles ahora están fuera de moda. Hasta hace poco se arropaba al paciente para bajarle la fiebre, para que “sudara” la fiebre, hoy es obsoleto y peligroso, lo recomendable es dejarlo con ropa ligera y, bañarlo durante 30 minutos frotándolo suavemente con una esponja, con agua tibia de acuerdo a la temperatura corporal del enfermo.

“Lo que debemos evitar, no es la fiebre, sino los efectos secundarios de ésta: deshidratación, incomodidad por los escalofríos, delirios y convulsiones. Estas últimas sólo ocurren en un 4%de los pacientes, no se puede prevenir y no producen generalmente daños cerebrales”.

En niños menores de cinco años debe tomarse en la axila y para considerar la presencia de fiebre debe medir más de 37.2º. Para que los datos suministrados por el termómetro sean realmente confiables debe utilizarse un termómetro corto (el rectal) colocado en el hueso axilar libre de talco, sudor o cremas, es decir, limpio y seco, para que no haya errores, debemos esperar 4 minutos.

Cuando el niño es mayor de 5 años la temperatura debe tomarse en la boca, debajo de la lengua o de lado, con la boca cerrada, no entre los dientes y debe marcar 37.8 o más. Si hay necesidad de usar la vía rectal, tanto el termómetro como el orificio deben estar lubricados para evitar molestias, se coloca el termómetro entre las nalgas cerradas, durante 2 minutos. Debe marcar más de 38. Las cintas utilizadas para medir la temperatura no son recomendables porque no son exactas.