Evitando Alergias

Evitando Alergias

Si el colchón tiene más de siete (7) años, es conveniente cambiarlo.

El colchón ideal debe tener resortes, sin material de relleno como el algodón o el Kapok (fibra de ceiba).

Usar si es posible un protector antialérgico para cubrir el colchón.

Aspirar bien el colchón 1 vez a la semana especialmente en los bordes y respiraderos.

Voltear el colchón semanalmente.

Airear muy bien el dormitorio en la mañana luego aspirar bien el polvo o limpiar con paños húmedos (NO USAR ESCOBA) y posteriormente cerrar bien puertas y ventanas.

No permitir la libre entrada de personas dentro de la habitación.

En el dormitorio deben tan solo ser dejados los objetos necesarios. Deben ser sacados poltronas, cobijas, sillas, libreros, cajas, peluches, estantes, cortinas gruesas y alfombras.

La ropa de cama debe ser sacudida afuera al menos cada 4 días.

La almohada debe ser de goma espuma o antialérgica lavable (las almohadas en plumas y edredones deben ser particularmente eliminadas).

El lavado de las almohadas debe ser hecho al menos una vez cada dos meses, evitando el uso de detergentes.

Es necesario tomar precauciones particulares con el polvo de mudanzas o de muebles u objetos de la casa que habiendo estado largo tiempo guardados deban ser movilizados.

Evitar el humo de cigarrillo en el interior de la casa y en particular en la noche. Si el paciente es adulto y fuma debe dejar de fumar totalmente, de una sola vez.No disminuir progresivamente el consumo de cigarrillos.

Evitar los fuertes olores o irritantes tales como insecticidas en sprays o vapores de lenta liberación. Pinturas y atomizadores de todo tipo (desodorantes de ambiente, etc.).

Evitar la aspiración de otros tipos de polvos: talcos, polvos de fabrica, tiza. Si el paciente es un niño es preferible que se siente lejos del pizarrón en el salón de clase.

Ciertos lugares públicos (cines, reuniones, ciertos museos o bibliotecas) favorecen la exposición al polvo y deben ser frecuentados lo menos posible, o permanecer en los mismos el menor tiempo.

Ciertos ambientes muy contaminados (terminales de autobuses, ciertas avenidas, etc.) deben en lo posible ser evitados o al menos permanecer en los mismos el menor tiempo.

Después de limpiar el colchón limpie el piso. La limpieza de los pisos de la casa debe hacerse con mopa húmeda o aspiradora. Debe evitarse el uso de escoba y de sustancias que despidan fuertes olores.

La limpieza de los muebles debe hacerse con paños húmedos o aspiradores (debe evitarse el uso de plumeros).

Evitar el uso de cobija o vestimenta de lana. Evitar las cobijas gruesas.

Evitar los juguetes que retenga polvo (peluches, almohadillas, etc.) Los juguetes deben ser lavables.

Los animales, perros, gatos, pájaros, caballos, etc. No deben penetrar en la casa y muchos menos en la habitación del paciente. En general conviene no tener animales aunque el niño sea aparentemente sensible a ellos.

El paciente debe respirar por la nariz.

Los ejercicios como la carrera que obliguen al paciente a respirar por la boca deben ser evitados.

Deben preferirse deportes al aire libre tales como Tenis, Bicicleta, Natación (sí el paciente no sufre de sinusitis).

La alimentación debe ser equilibrada y no excesiva.

Debe evitarse el consumo de mariscos, café, picantes y comidas muy condimentados. Debe disminuirse el consumo de salsa de tomate, mayonesa, huevo, pescado, carne de cerdo (jamón, embutidos, etc.), enlatados, bebidas alcohólicas, alimentos con colorantes en particular amarillos, chocolates y refrescos.

Si hay humedad en los closets, deben ser pintados interiormente con barniz y colocar en el interior un deshumíficador: en aparato o en gránulos.

Si el paciente es un niño debe evitarse la sobreprotección psicológica.

A pesar de las limitaciones impuestas por los puntos anteriormente señalados, el niño alérgico debe ser tratado como normal sin consideraciones particulares con relación a otros niños o a sus hermanos como por ejemplo dormir con los padres, obtener los mejores juguetes, obtener preferencias, etc.

Debe tan solo ser tratado con cariño no excesivo.Hay que crearle conciencia acerca de su enfermedad pero hacer que piense en ella lo menos posible. Hay que evitar particularmente en los momentos de crisis de alergia mostrar pánico o angustia ante el niño.

La situación debe ser manejada con la mayor tranquilidad posible. Debe evitarse el sobreaumentar el caso de enfermedad.

Si el paciente es adulto debe pensar lo menos posible en su enfermedad, evitar el autoexámen o el examen por familiares cercanos no médicos.

Ciertos antibióticos como la penicilina y otros medicamentos como la aspirina y las sulfas pueden sensibilizar a las personas predispuestas a la alergia. Hay que emplearlos solo en casos de una necesidad.

Jamás utilizar gotas nasales o pomadas conteniendo penicilina o sulfas y las cremas antialérgicas.

No prescriba Ud. mismo ningún medicamento.

No tome tabletas o coloque inyecciones o supositorios sin opinión médica.

El exceso de plantas en el interior de la casa puede crear hongos alergizantes.Deben ser evitados.

Las vacaciones en general los climas húmedos no son aconsejados.Le recomiendo informarse previamente sobre la región donde piensa residir.(Hay influencia nefasta de ciertos microclimas).

Los climas calientes, secos, asoleados y con poco viento son los más favorables para los alérgicos.

Las salas o ambientes fríos con aire acondicionado deben ser poco frecuentados o se debe permanecer en ellas lo menos posible.

Conclusiones: El no respeto de las precauciones señaladas puede ocasionar recaídas, necesitar tratamientos que de otra forma pudieran ser evitados, o retardar o dificultar o anular el tratamiento con medicamentos o con vacunas.