El sistema inmunológico del bebé: virus y cómo protegerlo

El sistema inmunológico del bebé: virus y cómo protegerlo

Una de las principales consideraciones que se deben tener en cuenta luego del nacimiento del bebé es que éste no ha desarrollado en su totalidad su sistema inmunológico, por lo que es vulnerable a contraer diversos tipos de virus.

¿La leche materna protege al bebé?

Si bien es cierto que la leche materna le ofrece al bebé una serie de anticuerpos para protegerse, esta protección va disminuyendo a medida que el niño crece. Por ello, será necesario administrarle una serie de vacunas para reforzar su sistema inmunológico y protegerlo de diversas enfermedades.

¿Cómo ayudar a reforzar el sistema inmunológico de su hijo?

A continuación, ofrecemos algunas recomendaciones que servirán de utilidad para fortalecer el sistema inmunológico del bebé, lo que lo ayudará a protegerse de enfermedades:
• En los días que haga mucho frío, procure no ponerle exceso de ropa y mantenerlo en lugares donde la calefacción no sea excesiva, en caso de que el lugar en donde esté disponga de este recurso.
• Mantenga la piel de su bebé bien hidratada.
• Evite que su bebé se exponga al humo del cigarrillo. Los especialistas han determinado mediante diversos estudios que los niños que están expuestos al humo del cigarrillo son más propensos a contraer infecciones respiratorias.
• En caso de que un hermano del bebé o alguna persona en la casa sufra de gripe, procure que no entren en contacto para evitar que el bebé se enferme.
• Procure no someter al bebé a cambios bruscos de temperatura, ya que esto puede provocar que se enferme. La recomendación principal es salir a pasear con el bebé en el que los contrastes con la temperatura del hogar y la externa no sean tan grandes.

¿Qué virus puede contraer el bebé?

Si bien es mucha la cantidad de virus que puede contraer una persona, hay muchos que son especialmente más frecuentes en los bebés durante sus primeros años de vida.

Las infecciones más comunes y sus respectivos síntomas son:
• Neumonía: esta infección ocurre los pulmones del bebé se inflaman y suele estar acompañada de fiebre y tos. La forma de diagnosticar este virus es a través de una radiografía, por lo que cuando el bebé presente estos síntomas debe llevarlo inmediatamente al pediatra
• Bronquitis: los síntomas de esta enfermedad son fiebre y mucha tos.
• Gastroenteritis: el bebé presenta pérdida del apetito, fiebre, cólicos y náuseas.
• Infecciones respiratorias: cuando se produce una infección respiratoria de las vías superiores, el bebé presenta secreción nasal y fiebre.
• Laringitis: el bebé presenta secreción nasal, ruido al respirar y mucha tos.
• Otitis: los síntomas de la otitis son orejas enrojecidas, dolor de oídos, fiebre y malestar general.

¿Cuándo acudir al médico?

Si el bebé presenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente, debe ponerse en contacto con el pediatra para ser tratado de forma inmediata.