El Noveno Mes

El Noveno Mes

Desarrollo Físico

Al final del noveno mes, el peso y la talla promedio serán respectivamente de 9,100 kilogramos y 71 centímetros.La coordinación de la visión y de sus movimientos manuales, lo incitan a explorar cuanta rendija o agujero descubra. Con frecuencia lo vemos apuntando o doblando su dedo índice en forma de gancho para atrapar pelusas, migas de pan o cualquier basurita.

En la rutina diaria de un bebé de nueve meses, pueden verse sesiones de equilibrio en donde el niño se queda parado, sin apoyo alguno por varios segundos.

Desarrollo Psicomotor

Un avance importante en esta edad es que pueden aplaudir y golpear dos objetos delante de sus ojos con más habilidad.

Muchos bebés tienen noción del espacio vertical y comienzan a tenerle miedo a las alturas; como resultado las hazañas de montarse en el sofá y lanzarse al espacio para que sus padres los sostengan en los brazos puede ser que no los divierta como antes y más bien les produzcan ansiedad.

El significado de palabras como caliente y frío se le pueden enseñar acercando sus manos a la tapa del horno o al refrigerador, y a medida que te aproximes le repites la palabra acompañada de una expresión facial; verás como el pequeño, basado en tu tono de voz y en su propia experiencia con la temperatura del agua o de la comida, captará la definición rápidamente.

Se aburre cuando le repiten el mismo estímulo, por lo que deberás inventar un nuevo juego cada vez.

Es capaz de recordar actividades del día anterior y seguir instrucciones simples.

Deja caer un objeto para tomar un tercero.

Se alimenta por el mismo y sostiene su taza con las dos manos.

Puede aprender a defenderse él y sus posesiones; puede molestarse si intentan quitarle sus juguetes o pertenencias.

Se sienta sin ayuda y llega a esta posición sin mayores esfuerzos.

Demuestra pensamiento simbólico cuando agita la cabeza para decir “no”.

Interacción Social

Repite un acto si le aplauden, enfatiza sus emociones vocalizando y siempre busca la aprobación de los adultos.

Comienza a evaluar la conducta y el humor de las personas e inicia los juegos para llamar la atención.

Mientras lo estás alimentando permítele que te de algo de comida con su cucharilla o que se la ofrezca a algún miembro de la familia.

A la hora de jugar, coloca sus juguetes en posición invertida y verás como él los retorna a su posición habitual.

Ofrécele diversos objetos para que los introduzca en un envase transparente, para que él pueda verlos cuando caen. También puedes llenar el recipiente con un poco de agua para que floten algunos objetos y pedirle al bebé que te busque algo específico.