Depresión PostParto

Depresión PostParto

Alrededor de un 80 por ciento de las mujeres experimentan depresión postparto o cierto grado de tristeza un par de días después del parto. Algunas mujeres atraviesan una fase en la cual se sienten “deprimidas” un par de semanas más tarde, cuando la novedad y la excitación que rodea a un nacimiento se han disipado, se ha acumulado una falta de sueño y hay menos ayuda práctica por parte de la familia y los amigos.

Puede resultarte difícil reconocer que te sientes deprimida, sobre todo si no tienes razones para sentirte así. Te verás sometida a una enorme presión si quieres aparentar de que todo está bien, probablemente te sentirás dominada por emociones muy negativas, estos son sentimientos de una madre que necesita ayuda.

El tratamiento suele consistir en psicoterapia individual o en grupo, sesiones con un consejero a quien contar tus sentimientos o un tratamiento con antidepresivos, los cuales no son adictivos pero deben tomarse durante un cierto tiempo para ser efectivos. Cuando te sugiera un tratamiento, tu ginecólogo tendrá en cuenta tus síntomas, tus preferencias y el hecho de que estés amamantando a tu bebé.

La Depresión se caracteriza por la aparición de tristeza persistente (todo el día durante muchos días), pérdida de interés tanto en el trabajo como en las actividades de placer, humor irritable, cansancio, llanto (sin razón aparente), sentimiento de culpa, insomnio, ideas suicidas y dificultad para concentrarse.

Muchas son las causas probables que se han estudiado sin encontrar la verdadera; los científicos consideran que puede tener alguna base genética, hormonal e inclusive en el sistema nervioso central (neurotransmisores), por lo cual predomina lo biológico mas que lo cultural y es por ello que parece no estar relacionado con raza, nivel socioeconómico o estado civil. Lo que sí está comprobado es que aparece más en mujeres que en hombres (la relación es 2 a 1), sin embargo lo cultural y social no debe ser del todo descartado.

Lo anterior es la descripción de un trastorno del humor, es decir, una enfermedad que puede llegar a ser MUY GRAVE, pero existen algunos síntomas “leves” que se consideran “normales” en las mujeres que han dado a luz; mas que llamarlo Depresión Posparto (término que denota mas a la enfermedad) se llamaría tristeza posparto porque lo que predomina es la tristeza (sin razón porque mas bien debes estar contenta), cansancio, sentimiento de culpa por quizás no atender al bebé o estar con él y sobre todo llanto que mas bien parece ser causado por la dificultad en interpretar lo que quiere el bebé, conocer por qué llora o duerme tanto y sentirte “abrumada” porque todos opinan acerca de lo que debes hacer.

En conclusión, es mas bien un estado de confusión aunado con cansancio físico y probablemente muchos sentimientos encontrados: rabia, amor, tristeza, alegría y más; lo importante es saber que esto suele ocurrir en las mujeres que tienen a su primer hijo y puede durar entre 7 y 20 días aproximadamente.

Como es un cambio en tu humor, aprende a identificar tus sentimientos y expresarlos libremente (“me siento…”), es importante que tus pensamientos se centren en el futuro (“mi bebé va a crecer, vamos a compartir muy buenos momentos”) y sean positivos y enérgicos. Fantasea con lo que vendrá, planifica eventos futuros (“lo llevare a jugar fútbol, le gustará leer porque yo me voy a encargar de enseñarlo”), ocúpate de ti misma, reinicia las actividades que solías y que puedes hacer ahora (leer, visitar amistades, escuchar música, etc.); con esto desviaras tus pensamientos y sentimientos menos positivos y poco a poco tendrás una sensación de bienestar psicológico.

Además, exige cariño de las personas que te rodean, manifiesta tu necesidad de apoyo, contacto físico, ternura y deseo de conversar con tu pareja, familiares y amigos. Busca a alguien que te ayude con el bebé mientras te vas adaptando a tu nuevo rol y LLORA!!!! Todo lo que sientas llorar, ya veras que te irás sintiendo mejor, más segura e involucrada con tu bebé.

Por el contrario, si cada día te sientes mas abrumada, tu tristeza y desinterés aumentan, te pones mas irritable y rechazas la compañía de otras personas de forma inadecuada y agresiva BUSCA AYUDA, consulta a tu médico o acude a un psiquiatra o psicólogo para que te orienten. Toma en cuenta tus sentimientos y recuerda que eres muy importante para ti misma y para ese bebé que acaba de nacer.

Lic. Claudia Pacifico.