Cuidados básicos del bebé: congestión nasal

Cuidados básicos del bebé: congestión nasal, frío, estornudos y gases

Los cuidados básicos del bebé suelen ser un reto para las madres primerizas, sin embargo, con la práctica podrá aprender progresivamente cómo cuidar al nuevo miembro de la familia y cómo debe actuar ante diversas situaciones.

Es por ésta razón que ofrecemos una serie de indicaciones y recomendaciones que le servirán de mucha ayuda para cuidar a su bebé durante las primeras semanas de vida.

¿Cómo sacarle los gases al bebé?

Después de que el bebé se alimenta, la madre debe ayudar al bebé a expulsar el aire que haya podido ingerir mientras lo amamantaba o le daba su tetero. Para quitarle los gases, la madre debe cargar al bebé y ponerlo de tal forma que su cabeza esté por encima de su hombro, de tal manera que pueda dar suaves golpecitos en su espalda.

Al momento de sacar los gases, recomendamos que se coloque un pañal de tela sobre el hombro, ya que el bebé tiende a regurgitar y puede manchar su ropa, además que es muy útil para limpiar su boca después de que haya liberado todos los gases.

¿Cómo quitarle los mocos al bebé?

Esta es una de las mayores interrogantes que tienen las madres cuando se les presenta la situación ya que, aunque sea una acción cotidiana, el bebé es incapaz de hacerlo por sí solo. Sin embargo, es una actividad en la que la madre debe estar sumamente atenta, ya que el exceso de mucosidad en la nariz del bebé puede causarle molestias, sobre todo al momento de comer y dormir.

Para ello, la madre deberá poner a su bebé acostado boca arriba y, con la ayuda de un poco de suero fisiológico, la madre puede remover el exceso de mucosidad con un aspirador nasal ergonómico o con un hisopo.

¿Hay que preocuparse por los estornudos del bebé?

Muchas madres tienden a preocuparse cuando su bebé estornuda de manera seguida. Sin embargo, no hay razón para preocuparse, ya que esto es muy normal en los bebés, sobre todo en los recién nacidos.

Los estornudos ocurren porque el bebé tiene las vías nasales muy estrechas y producen mucho moco, por lo que el niño tiende a estornudar con mucha frecuencia. No obstante, si la madre observa un cambio en la respiración del bebé, debe llevarlo al médico.

¿Cómo saber si el bebé tiene frío?

El llanto es una herramienta que utiliza al bebé para comunicarle a la madre que siente una incomodidad con respecto a algo y, si bien muchas personas lo asocian al hambre, puede ser también porque el niño tiene sueño, dolor y hasta frío.

Para saber que el bebé tiene frío, la madre debe tocarle los brazos, las piernas y el cuello. Si siente que alguna de éstas áreas están frías, quiere decir que el bebé no está lo suficientemente abrigado. Además, un claro indicador de que el bebé tiene frío es que pierde la coloración en las mejillas.