Cuándo llamar al pediatra

Cuándo llamar al pediatra

Muchas madres tienen dudas sobre en qué situaciones se requiere de una consulta inmediata con el médico pediatra de su bebé, ya que si bien hay ocasiones en las que no hay por qué alarmarse, hay ciertos síntomas que pueden ser indicadores de que el bebé está presentando un problema de salud que debe ser atendido cuanto antes.

Por ello, ofrecemos algunas señales de alerta para que las reconozca fácilmente y pueda ponerse en contacto con su médico lo antes posible:

  • Diarrea y vómitos: la diarrea y los vómitos son síntomas que indican que el bebé debe ser atendido cuanto antes, ya que es propenso a sufrir deshidratación. Además, si aunado a esto puede observar que el bebé presenta signos como boca y labios secos, ojos vidriosos u orina con poca frecuencia, esto quiere decir que está sufriendo deshidratación y debe ser atendido por una especialista.
  • Fiebre: si el bebé tiene fiebre por encima de los 38 grados y no disminuye o sube debe ser atendido inmediatamente por un médico. Es importante que el bebé sea atendido porque tiene riesgo de padecer una convulsión a causa de la fiebre.
  • Resfriados: si ve que su bebé tiene catarro debe procurar darle mucho líquido y consultar con su médico para que este le recete un medicamento. Es importante poner especial atención en la forma de respirar del bebé, ya que si nota que está respirando con dificultad o hace mucho ruido al hacerlo debe llamar a su médico de inmediato.
  • Problemas en la respiración: tal y como mencionamos anteriormente, la madre debe poner especial atención en la manera en la que está respirando su bebé. En caso de que dicho síntoma esté acompañado de los siguientes signos, debe llamar a su médico de inmediato: tos, pulso débil y temperatura por encima de los 37,5 grados. Estos síntomas son un indicio de bronquitis o tos ferina, por lo que debe llamar al médico.
  • Sangrado de nariz: algunos bebés suelen presentar este problema y no suele dar complicaciones, sin embargo, si no puede detener la hemorragia o es un síntoma persistente debe comunicarse con su médico cuanto antes.
  • Irritabilidad: si el bebé no desea estar en brazos de nadie y da claras señas de incomodidad debe comunicarse con el médico, sobre todo si esto está acompañado de fiebre.
  • Llanto muy agudo: cuando los bebés padecen de una dolencia suelen llorar con mucha agudeza e intensidad. Si esto ocurre, lo mejor es comunicarse con el pediatra.
  • Falta de apetito: Si el bebé pasa largas horas sin mostrar interés por comer o se niega a hacerlo, esto es un signo de que se siente incómodo o está presentando alguna molestia. Si esto ocurre, debe comunicarse con el pediatra lo más pronto posible.