Consejos para utilizar la caminadora en el embarazo

Consejos para utilizar la caminadora en el embarazo

Durante el embarazo, es muy importante poner en práctica hábitos saludables para promover el buen funcionamiento del organismo y el normal desarrollo del bebé dentro del útero. Descansar lo suficiente, evitar situaciones de estrés, comer de forma balanceada y hacer ejercicio son algunas de las claves para tener un embarazo saludable.

Si usted tiene la aprobación de su médico para hacer ejercicio prenatal, es necesario que tome en cuenta las siguientes recomendaciones al momento de utilizar la caminadora para hacer ejercicio cardiovascular.

Si desea obtener más información sobre los beneficios de caminar durante el embarazo, visite: /articulo/caminar-durante-el-embarazo-intensidad-precauciones-y-beneficios

¿Es bueno utilizar la caminadora para hacer ejercicio en el embarazo?

Los médicos recomiendan que, en caso de no tener un embarazo de alto riesgo, la madre realice ejercicio prenatal. Las actividades físicas más recomendadas por los médicos son el yoga, la natación y las caminatas. Este último ejercicio es el más popular por las madres, ofrece muchos beneficios para estar saludable y se puede realizar tanto al aire libre como en una caminadora.

La caminadora es una herramienta fácil de utilizar y personalizar según la condición física de cada persona, por lo que su utilización es especialmente beneficiosa durante el embarazo. La máquina está diseñada para que la persona pueda adaptarla a un ritmo en el que se sienta cómoda, con la posibilidad de acelerarlo o volverlo más lento, según convenga.

¿Qué se debe tener en cuenta al momento de utilizar la caminadora?

Cuando usted esté haciendo ejercicio en la caminadora, recomendamos:

  • Mantenga el ritmo adecuado: Muchas veces ocurre que la persona no sabe si se está sobre-exigiendo, para lo cual es muy útil utilizar la “prueba del habla”. Cuando usted tenga varios minutos caminando, intente hablar, cantar la canción que suena en su reproductor o al menos imaginar si usted podría mantener una conversación al ritmo del ejercicio que lleva. Si usted esto le resulta extenuante, entonces deberá bajarle la velocidad a la caminadora. Si, por el contrario, esto no implica ningún tipo de esfuerzo para usted, entonces probablemente usted esté caminando demasiado lento.
  • Incline la cinta: Si usted antes del embarazo solía hacer ejercicio con regularidad, probablemente una caminata suave no sea una exigencia para usted. En este caso, podría inclinar un poco la banda de la caminadora para añadirle más dificultad al ejercicio.
  • Utilice una faja: Si usted sufre de dolores de espalda, puede hablar con su médico sobre la posibilidad de utilizar una faja que le brinde apoyo cuando esté haciendo ejercicio.
  • Hidratación: Siempre que usted esté haciendo ejercicio, sin importar que sea al aire libre o dentro de un gimnasio, es necesario tener una botella de agua cerca de usted para hidratarse durante toda la actividad. Esto evitará que usted se deshidrate durante la actividad física.
  • Utilice las barandas: De ser posible, y aún más si tiene un ritmo acelerado con inclinación al caminar, utilice las barandas de la caminadora para tener más apoyo. El peso del bebé y la inclinación de la banda puede provocar que usted sufra un desequilibrio y, por consiguiente, se caiga. Las barandas le servirán para mantenerse segura mientras hace ejercicio.