¿Cómo ponerse de acuerdo sobre la crianza de su hijo?

¿Cómo ponerse de acuerdo sobre la crianza de su hijo?

Buscar un punto medio en cómo criar a sus hijos puede ser un poco conflictivo para gran cantidad de parejas, ya que ambas partes vienen de hogares y de estilos de crianza diferentes. Sin embargo, es importante que la forma de crianza de cada uno de los padres sea complementaria.

¿Cuáles son los puntos de desacuerdo más comunes?

A continuación, ofrecemos los tres puntos de desacuerdo más comunes que tienen los padres con respecto a la crianza de sus hijos:

  1. Riesgos o sobreprotección

Muchas parejas suelen tener discusiones sobre cómo deben actuar cuando su hijo decida aventurarse en algunas experiencias, ya que algunas personas prefieren que su hijo tome riesgos y aprenda de sus errores, mientras que otras personas eligen la sobreprotección para evitar que al niño le pase algo.

La mejor forma de actuar ante este conflicto es hablar con su pareja y establecer qué actividades representan un claro riesgo para el niño y cuáles son tolerables. Es importante tomar en cuenta que dejar que su hijo haga ciertas actividades incentivará su seguridad y confianza.

  1. Suciedad o pulcritud

Los padres suelen discutir mucho sobre este punto en particular ya que, mientras que uno es adicto a la pulcritud y al orden, al otro no le importa si el niño está un poco sucio o desarreglado. Lo cierto es que todo tiene un tiempo y un lugar, por lo que hay que encontrar un punto medio en este sentido y adecuarse al momento en específico. Es decir, para jugar no hace falta mantenerse pulcro, así como también para una fiesta no es adecuado estar desarreglado.

  1. Disciplina o negociación

El último de los puntos de discusión más comunes en las parejas se trata de cómo disciplinar a sus hijos, ya que a algunos se inclinan más sobre las formas antiguas de crianza y otros por la negociación con sus hijos. Para resolver esta controversia, lo más recomendable es hablar con su pareja para determinar un punto medio de disciplina que esté conforme a las preferencias de ambos y qué comportamientos son tolerables o no.