¿Cómo cuidar la piel del bebé?

¿Cómo cuidar la piel del bebé?

La piel es una de las partes del cuerpo del bebé que son más delicadas, por lo que la madre debe ser muy cuidadosa para que no sufra daños ni se lesione. Por esta razón ofrecemos una serie de recomendaciones que le servirán de ayuda para cuidar la piel de su bebé.
La piel del bebé es muy sensible y delicada

Para saber cómo cuidar la piel de su bebé, es aconsejable tener en cuenta los siguientes factores:
• La piel del bebés es muy delicada, de hecho, los estudios han determinado que la piel de un niño durante sus primeros meses de vida es un 40% más delgada que la de un adulto
• La piel del bebé es muy sensible a los cambios climáticos, bien sea por frío o calor. En el caso de los días calurosos, la piel del bebé tiende a presentar unos pequeños puntos rosados que no son dolorosos y desaparecen por sí mismos. Es muy importante que la madre esté consciente de la temperatura ambiental y no sobrecargar de ropa al niño si hace calor, caso contrario en el frío, en el que es necesario abrigarlo muy bien.
• El pH de la piel hace que sea más resistente a las bacterias y agentes externos. Sin embargo, el nivel de pH en la piel de un bebé recién nacido es muy bajo, por lo que necesita de ciertos cuidados hasta que baya adquiriendo progresivamente una mayor acidez que lo proteja de las bacterias. Procure de no utilizar jabones que no sean especializados para el cuidado del bebé, ya que suelen estar hechos de sustancias muy fuertes que pueden dañarlo o irritarlo
• La transpiración de la piel del bebé es muy reducida, por lo que suele resecarse con facilidad.

¿Qué ocurre con el sol?

Tomando en cuenta los datos anteriores y sabiendo que los rayos ultravioleta son muy dañinos para la piel cuando se los recibe en exceso, lo más recomendable es procurar que el bebé no permanezca mucho tiempo bajo la luz solar, ya que podría lesionar su delicada piel con mucha facilidad. Esto debe ser tomado en cuenta para cualquier actividad que realice bajo el sol, bien sea en el parque, la playa o un paseo por la ciudad. Además, procure pasear con su bebé en horas en las que los rayos del sol no sean recibidos con tanta fuerza, es decir, evitar pasearlo de 11:00 am a 1:00 pm.
Los especialistas recomiendan que el bebé no sea expuesto a la luz solar directa por mucho tiempo hasta los seis meses de vida. No obstante, esto no quiere decir que la madre deba bajar la guardia luego de esta cantidad de tiempo, ya que debe mantenerse muy atenta siempre que el bebé esté exponiéndose por mucho tiempo al sol.
Las principales razones por las que no se debe exponer directamente al bebé a la luz solar son:
• La piel es muy sensible
• La piel es my delgada
• El bebé no suda lo suficiente, por lo que tiende a resecarse
• La piel produce muy poca melanina, elemento que se encarga de proteger a la piel contra la luz solar

¿Qué productos utilizar?

Es importante tener en cuenta que los productos que se apliquen al bebé deben ser especialmente diseñados para niños en sus primeros meses de edad, ya que muchos productos están fabricados con componentes que, lejos de ayudar al niño, sólo podrían perjudicar su salud.
Por ello, debe abstenerse a comprar cualquier producto que no sea previamente recomendado por su pediatra. Sólo de este modo estará asegurándose de que no está perjudicando la salud de su bebé.