Alimentos para el desarrollo cerebral de su bebé

Alimentos para el desarrollo cerebral de su bebé

El dicho “eres lo que comes” ha cobrado una mayor relevancia en la actualidad. Hoy en día, los medios de comunicación ponen a nuestro alcance toda la información que necesitamos sobre temas muy variados, entre los cuales está la salud y qué debemos hacer para tener una vida saludable.

Lo cierto es que los alimentos tienen una gran influencia en nuestras vidas, ya que es a través de ellos que obtenemos los nutrientes que necesitamos para que nuestro organismo pueda funcionar correctamente. Durante el embarazo la dieta es aún más importante, ya que ahora su bebé estará recibiendo los nutrientes que usted elige para él, razón por la que la elección de los alimentos se torna más trascendente.

¿Desea usted potenciar el desarrollo cerebral de su bebé? ¡Embarazada.com te proporciona los mejores consejos para esto!

¿Qué alimentos fomentan el desarrollo cerebral de su bebé?

Los especialistas han determinado que, efectivamente, la madre sí puede hacer que su bebé sea más inteligente. ¿Cómo? La dieta saludable y balanceada durante el embarazo es un punto crucial para que esto ocurra. Nutrientes como los ácidos grasos esenciales, hierro y ácido fólico afectan directamente el desarrollo cerebral de su bebé desde la gestación.

¿Por qué es importante la dieta en el embarazo?

Estudios han demostrado que el 70% del desarrollo del cerebro ocurre durante el embarazo. Por ello, todo lo que la madre come durante esta etapa es determinante para potenciar el desarrollo cognitivo de su bebé.

¿Qué alimentos comer?

Si usted desea potenciar el desarrollo cerebral de su bebé, recomendamos:

  • Ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina del complejo B que se encuentra, principalmente, en los vegetales de hojas verdes oscuras, tales como las espinacas y las acelgas; así como también en otros alimentos como el brócoli, las coles de bruselas, lentejas, guisantes, el aguacate, plátanos, etc.

Los médicos recomiendan que la madre consuma esta vitamina durante el embarazo, ya que juega un papel determinante en la prevención de defectos del tubo neural del bebé. Si desea obtener más información sobre cuáles son estos defectos congénitos y cómo podrían afectar la salud de su bebé, visite: /articulo/que-es-el-acido-folico-en-el-embarazo-y-cual-es-la-importancia-embarazadacom

  • Colina

La vitamina B7, también conocida como Colina, es un nutriente que ha demostrado ser muy eficaz en la prevención de cardiopatías y la enfermedad de Alzheimer. Asimismo, se ha determinado que la carencia de colina está relacionada con la pérdida de las facultades mentales en la adultez.

Los especialistas han concluido que una dieta prenatal pobre en colina afecta negativamente el desarrollo cerebral del bebé, razón por la cual es importante incluir este nutriente de manera natural en la dieta cotidiana y consumir suplementos del mismo. Usted puede encontrar la vitamina B7 de forma natural en la yema de huevo, las nueces y las legumbres.

  • Hierro

Los especialistas han determinado que hay una relación estrecha entre la deficiencia de hierro durante el embarazo y la mala función cerebral en los bebés. Por ello, es determinante consumir suplementos y alimentos ricos en este nutriente. Además, el hierro le ayudará a combatir el cansancio característico del embarazo, presente en el primer y tercer trimestre de gestación. Si desea obtener más información sobre cómo combatir la fatiga en el embarazo, visite: /articulo/que-hacer-para-reducir-el-cansancio-embarazadacom

Puede encontrar hierro en los siguientes alimentos: trigo, maíz, huevo, vísceras, legumbres, carnes y vegetales verdes.

  • Ácidos grasos esenciales

En el embarazo los ácidos grasos esenciales son muy importantes para potenciar el desarrollo cerebral de su bebé, así como también su visión. Por ello, usted deberá consumir alimentos ricos en este nutriente a lo largo de todo el embarazo y con especial énfasis en el último trimestre de gestación.

Las mejores fuentes de ácidos grasos esenciales son el atún, el salmón, el aceite de pescado y el hígado.